Aceptar INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continúa navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Facebook Twitter LinkedIn Instagram Google Plus Youtube Weibo We ChatWe Chat

blog
ACTUALIDAD

Aceite de oliva para madres embarazadas

03/09/2019

Cuando una mujer está embarazada, lo que ponga en su cuerpo tiene un impacto muy importante en la salud de su bebé. Además, la probabilidad de que una mujer embarazada sea obesa causa un alto riesgo de diabetes gestacional, una enfermedad que generalmente ocurre durante una etapa temprana del embarazo.

Uno de los factores más importantes que pueden determinar el contenido nutricional en los alimentos cocinados es el aceite utilizado en la cocina. El aceite de oliva puede ser bastante beneficioso ya que contiene ácidos saludables particulares que son esenciales para el cuerpo en desarrollo de la madre y del bebé.

Gracias a los proveedores españoles de aceite de oliva, el uso del aceite para cocinar es una de las prácticas más comunes, más antiguas y duraderas en la cocina; sin embargo, a menudo las futuras madres no consumen la cantidad de ácidos grasos saludables que necesitan o están usando el tipo de aceite incorrecto. A continuación, podrás informarte de los beneficios del aceite de oliva para las madres embarazadas:

Control de peso



Cuando esperas concebir, debes estar atenta a lo que pones en tu cuerpo. Los estudios muestran que la obesidad es frecuente durante el embarazo y puede causar complicaciones adicionales para el bebé, como la obesidad infantil y el síndrome metabólico.

Se ha demostrado científicamente que el aceite de oliva es un ingrediente que puede contrarrestar la obesidad. El estudio consistió en asignar una dieta específica a la mitad de las mujeres que observaron a mediados del embarazo. Los resultados mostraron un cambio significativo en estas mujeres. La dieta se basaba en el consumo diario de verduras, frutas, verduras y grasas saludables. El estudio concluyó que las mujeres que participaron en esta dieta especial perdieron peso y no tuvieron complicaciones para concebir. Además, el 35% de esas mujeres tenían menos probabilidad de tener diabetes gestacional.